Su Justicia

Cita 1

“Aquellos a quienes el cielo reconoce como santos son los últimos en alardear de su bondad. El apóstol Pedro llegó a ser fiel ministro de Cristo, y fue grandemente honrado con la luz y el poder divinos; tuvo una parte activa en la formación de la iglesia de Cristo; pero Pedro nunca olvidó la terrible vicisitud de su humillación; su pecado fue perdonado; y sin embargo, él bien sabía que para la debilidad de carácter que había ocasionado su caída sólo podía valer la gracia de Cristo. No encontraba en sí mismo nada en qué gloriarse.   FV 113.2 {La Fe por la cual Vivo}


Cita 2

“Ninguno de los apóstoles o profetas pretendió jamás estar sin pecado. Los hombres que han vivido más cerca de Dios, que han estado dispuestos a sacrificar la vida misma antes que cometer a sabiendas una acción mala, los hombres a los cuales Dios había honrado con luz y poder divinos, han confesado la pecaminosidad de su propia naturaleza. No han puesto su confianza en la carne, no han pretendido tener ninguna justicia propia, sino que han confiado plenamente en la justicia de Cristo. Así harán todos los que contemplen a Cristo.”—Sketches From the Life of Paul, 148, 149.


Cita 3

“Es precioso el pensamiento de que la justicia de Cristo nos es imputada, no por mérito de nuestra parte, sino como don gratuito de Dios. El enemigo … no quiere que esta verdad sea presentada … porque sabe que si la gente la recibe … habrá perdido su poder sobre ella.”—Obreros Evangélicos, 169.


Cita 4

Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia. Romanos 4:5.

“La fe que es para salvación, no es una fe casual, no es un mero asentimiento del intelecto: es una fe arraigada en el corazón que acepta a Cristo como Salvador personal…. El pecador a punto de perecer, puede decir: ‘Soy un pecador perdido; pero Cristo vino para buscar y salvar lo que se había perdido. El dice: No vine a buscar a justos sino a pecadores al arrepentimiento. Soy pecador y él murió en la cruz del calvario para salvarme. No necesito estar perdido ni un momento más. El murió y resucitó para mi justificación. Y me salvará ahora. Acepto el perdón que él ha prometido.’ …   FV 114.2 {La Fe por la cual Vivo}


Cita 5

“La gran obra que se realiza en bien del pecador manchado de pecado, es la obra de justificación. Por Aquel que habla verdad, el pecador es declarado justo. El Señor imputa al pecador la justicia de Cristo y lo declara justo ante el universo. Transfiere sus pecados a Jesús, representante, sustituto y fiador del pecador. Sobre Cristo coloca la iniquidad de cada alma que cree….  FV 113.3 {La Fe por la cual Vivo}


Cita 6

“Por medio del arrepentimiento y la fe, nos libramos del pecado y miramos al Señor, nuestra justicia. Jesús sufrió, el Justo por los injustos…. Habiéndonos justificado por la imputada justicia de Cristo, Dios nos declara justos y nos trata como justos. Nos mira como sus amados hijos. Cristo obra contra el poder del pecado y, donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia. ‘Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo: por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.’”—Selected Messages 1:391-394.


Cita 7

En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió de vestidos de salud, rodéame de manto de justicia, como a novio me atavió y como a novia compuesta de sus joyas. Isaías 61:10.

“Únicamente el manto que Cristo mismo ha provisto puede hacernos dignos de aparecer ante la presencia de Dios. Cristo colocará este manto, esta ropa de su propia justicia sobre cada alma arrepentida y creyente. ‘Yo te amonesto—dice él—que de mí compres … vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez.’« FV 113.3 {La Fe por la cual Vivo}


Cita 8

“Este manto, tejido en el telar del cielo, no tiene un solo hilo de invención humana. Cristo, en su humanidad, desarrolló un carácter perfecto, y ofrece impartirnos a nosotros este carácter. ‘Como trapos asquerosos son todas nuestras justicias.’ Todo cuanto podamos hacer por nosotros mismos está manchado por el pecado. Pero el Hijo de Dios ‘apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él.’ Se define el pecado como la ‘transgresión de la ley.’ …  FV 115.3 {La Fe por la cual Vivo}


Cita 9

“Por su perfecta obediencia ha hecho posible que cada ser humano obedezca los mandamientos de Dios. Cuando nos sometemos a Cristo, el corazón se une con su corazón, la voluntad se fusiona con su voluntad, la mente llega a ser una con su mente, los pensamientos se sujetan a él; vivimos su vida. Esto es lo que significa estar vestidos con el manto de su justicia. Entonces, cuando el Señor nos contempla, él ve no el vestido de hojas de higuera, no la desnudez y deformidad del pecado, sino su propia ropa de justicia, que es la perfecta obediencia a la ley de Jehová.”—Sketches From the Life of Paul, 288, 289.


Cita 10

“Cristo imputa su perfección y justicia al pecador creyente que no continúa en el pecado, sino que se aparta de la transgresión para obedecer los mandamientos.”—The Review and Herald, 23 de mayo de 1899.


Cita 11

“Mientras Dios puede ser justo y al mismo tiempo justificar al pecador por los méritos de Cristo, ningún hombre puede cubrir su alma con el manto de la justicia de Cristo mientras practique pecados conocidos o descuide deberes conocidos.”—The Review and Herald, 4 de noviembre de 1890.


Cita 12

“El apóstol Santiago vio los peligros que implicaría la presentación del tema de la justificación por la fe, y se esforzó por demostrar que la fe genuina no puede existir sin las obras correspondientes. Presenta el ejemplo de Abrahán. Dice: ‘¿No ves que la fe obró con sus obras, y que la fe fue perfecta por las obras?’ Una fe genuina produce obras genuinas en el creyente. La fe y la obediencia obran una sólida y valiosa experiencia.”—The S.D.A. Bible Commentary 7:936.


Cita 13

“La fe que no obra por el amor y no purifica el alma, no justificará a ningún hombre…. Necesitamos la fe de Abrahán para iluminar las tinieblas que nos rodean y que impiden que resplandezca la luz del amor de Dios y el crecimiento espiritual. Nuestra fe debe ser prolífica en buenas obras, porque la fe sin obras es muerta.”—The S.D.A. Bible Commentary 7:936.


Cita 14

“La justicia por la cual somos justificados es imputada; la justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo.”—Mensajes para los Jóvenes, 32.


Cita 15

“Cuando el pecador penitente, contrito ante Dios, reconoce la expiación de Cristo en su favor y acepta esta expiación como su única esperanza para esta vida y la futura, sus pecados son perdonados. Esta es la justificación por la fe.”—The S.D.A. Bible Commentary 6:1070.


Cita 16

“‘Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre.’ Isaias 32:17. Los que hayan experimentado la transformación mencionada en estas palabras hallarán que sus inquietudes y preocupaciones desaparecen y encontrarán reposo para sus almas en Cristo. Los méritos y la justicia de Cristo son imputados al alma creyente y éste obtiene paz y gozo interior por el Espíritu Santo.”—The Youth’s Instructor, 18 de mayo de 1893.


*Las citas de este libro se actualizan constantemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s