El Padre

Cita 1

“Jehová es el manantial de toda sabiduría, de toda verdad, de todo conocimiento…. El hombre puede sólo asomarse a los linderos de aquel vasto espacio y permitir que la imaginación eleve su vuelo. El hombre finito no puede penetrar las profundas cosas de Dios.”—The S.D.A. Bible Commentary 6:1079.


Cita 2

“Dios es Espíritu; y sin embargo, es un ser personal, pues así se ha revelado a sí mismo…. “Como ser personal, Dios se ha revelado a sí mismo en su Hijo. El esplendor de la gloria del Padre, ‘y la misma imagen de su sustancia,’ Jesús, como Salvador personal, vino al mundo. Como Salvador personal ascendió también al cielo. Como Salvador personal, intercede en las cortes celestiales.”—El Ministerio de Curación, 393,398.


Cita 3

¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso? Job 11:7.

No podemos descubrir a Dios mediante el escudriñamiento. Pero él se ha revelado en su Hijo, que es el resplandor de la gloria del Padre y la expresa imagen de su persona. Si deseamos un conocimiento de Dios, debemos ser como Cristo… The Youth’s Instructor, 22 de marzo de 1900.


Cita 4

Nosotros empero no tenemos más de un Dios, el Padre, del cual son todas las cosas, y nosotros en él: y un Señor Jesucristo, por el cual son todas las cosas, y nosotros en él. 1 Corintios 8:6.   “Señaló Jesús al Gobernador del universo a sus oyentes, bajo un nuevo nombre: ‘Nuestro Padre.’”—El Discurso Maestro de Jesucristo, 63.


Cita 5

“No debemos considerar nunca superficialmente los títulos ni los apelativos de la Deidad…. Los ángeles velan sus rostros en su presencia. Los querubines y los esplendorosos y sagrados serafines se acercan a su trono con reverencia solemne. ¡Cuánto más debemos nosotros, seres finitos y pecadores, acudir en forma reverente delante del Señor, nuestro Creador!”El Discurso Maestro de Jesucristo, 89, 90.


Cita 6

“Algunos … profanan su nombre mezclando innecesaria e irreverentemente con sus oraciones las palabras ‘Dios Todopoderoso,’ palabras solemnes y sagradas, que no debieran salir de los labios a no ser en tonos subyugados y con un sentimiento de reverencia.”—Obreros Evangélicos, 185,186.


Cita 7

“Este nombre, pronunciado cuando le hablamos a él y cuando hablamos de él, es una señal de nuestro amor y confianza hacia él, y una prenda de la forma en que él nos considera y se relaciona con nosotros. Pronunciado cuando pedimos un favor o una bendición, es una música en sus oídos…. “Nos invita a confiar en él con una confianza más profunda y más fuerte que aquella que un hijo deposita en un padre terrenal. Los padres aman a sus hijos, pero el amor de Dios es más grande, más amplio, más profundo de lo que al amor humano le es posible ser.”—Sketches From the Life of Paul, 128.


Cita 8

“Nadie intente con mano presuntuosa alzar el velo que oculta su gloria. ‘¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos!’ Romanos 11:33. Prueba de su misericordia es el que su poder quede oculto; pues alzar el velo que esconde la divina presencia acarrea la muerte. Ninguna inteligencia mortal puede penetrar el secreto en que el Todopoderoso reside y obra.”—El Ministerio de Curación, 345.


Cita 9

“Podemos comprender su trato con nosotros y los motivos que lo impulsan, únicamente en la medida que él ve conveniente revelarnos. El dispone todo en justicia y no debemos estar descontentos ni desconfiados, sino inclinarnos en reverente sumisión. Nos revelará de su propósito tanto como sea necesario para nuestro beneficio; y más allá de eso debemos confiar en su mano omnipotente y en su corazón lleno de amor.”—Testimonies for the Church 5:302.


Cita 10

“Todo el amor paterno que se haya transmitido de generación a generación por medio de los corazones humanos, todos los manantiales de ternura que se hayan abierto en las almas de los hombres, son tan sólo como una gota del ilimitado océano, cuando se comparan con el amor infinito e inagotable de Dios. La lengua no lo puede expresar, la pluma no lo puede describir. Podéis meditar en él cada día de vuestra vida; podéis escudriñar las Escrituras diligentemente a fin de comprenderlo; podéis dedicar toda facultad y capacidad que Dios os ha dado al esfuerzo de comprender el amor y la compasión del Padre celestial; y, sin embargo, queda infinitamente más allá. Podéis estudiar este amor durante siglos, sin comprender nunca plenamente la longura y la anchura, la profundidad y la altura del amor de Dios al dar a su Hijo a fin de que muriese por el mundo. La eternidad misma no lo revelará nunca plenamente. Sin embargo, cuando estudiemos la Biblia, y meditemos en la vida de Cristo y el plan de redención, estos grandes temas se revelarán más y más a nuestro entendimiento.”—Testimonios Selectos 4:254,255.


Cita 11

“Nada puede ocurrir en ningún lugar del universo sin el conocimiento del Omnipresente. Ni el más simple evento de la vida humana es desconocido a nuestro Hacedor. Mientras Satanás está constantemente tramando el mal, el Señor nuestro Dios domina en todo, de modo que ningún daño podrá ocurrirles a los hijos obedientes que confían en él. El mismo poder que sujeta las turbulentas olas del océano, puede controlar todo el poder de la rebelión y el crimen. Tanto a lo uno como a lo otro, Dios dice. ‘Hasta aquí llegarás y no pasarás. —The S.D.A. Bible Commentary 3:1141.


Cita 12

Bueno es Jehová para fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían. Nahúm 1:7. FV 63.1

“Dios es la fuente de toda sabiduría. El es infinitamente sabio, justo y bueno. Aparte de Cristo, los hombres más sabios no pueden comprenderle….FV 63.2


Cita 13

Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados. Isaías 57:15.

Descorriendo el velo que oculta la gloria de Dios, se lo ve en su lugar, sublime, santo y elevado, no en un estado de soledad sino rodeado por diez mil veces diez mil y miles de miles de seres santos y felices, todos aguardando llevar un mensaje, cumplir sus órdenes. El cielo entero se halla en comunicación activa con cada parte del universo a través de una variedad de canales; y el Santo está atento, inclinándose desde su trono para escuchar cada sonido que se pronuncia, observando los movimientos de cada influencia terrenal. Allí se ve al Ser más elevado condescendiendo con el más humilde, aprobando o condenando cada acción que se realiza. Está interesado en los oprimidos y envía mensajeros para ocuparse de la obra relacionada con el Evangelio en beneficio de los seres que han corrompido su mente y sus pensamientos, a fin de conectarlos con la verdad y la justicia.

(Carta 171, del 9 de enero de 1900, dirigida a Edson y Emma White.)


Cita 14

Vi que el santo nombre de Dios debe usarse con reverencia y temor. Las palabras Dios Todopoderoso son expresadas juntas y empleadas por algunos en oración de una manera descuidada y negligente, que le desagrada. Los tales no comprenden a Dios ni a la verdad, pues si lo comprendieran no hablarían con tanta irreverencia del Dios grande y temible, que pronto los ha de juzgar en el día postrero. Dijo el ángel: “No las unáis; porque terrible es su nombre.” Los que se dan cuenta de la grandeza y la majestad de Dios, pronunciarán su nombre con santa reverencia. El mora en luz inaccesible; ningún hombre puede verle y vivir. Vi que estas cosas tendrán que ser comprendidas y corregidas antes que la iglesia pueda prosperar. PE 122.1


Cita 15

Todos los que se aproximen a El con una fe viviente serán capacitados para permanecer sobre terreno ventajoso. Mientras los siervos de Dios proclaman estas cosas, Satanás se acerca a alguna de esas personas que tienen mentes inquietas y les presenta problemas científicos. Los hombres serán tentados a colocar la ciencia por encima de Dios.

Pero, ¿quién puede encontrar a Dios mediante el escudriñamiento? Los hombres pueden tener sus propias interpretaciones acerca de Dios, pero ninguna mente humana puede comprenderlo. Este problema no nos ha sido dado para que lo resolvamos. Nadie se permita entrar en especulaciones acerca de su naturaleza. Aquí el silencio es elocuencia. El Omnisciente está por encima de toda discusión.

—Manuscrito 58, tema presentado el 19 de mayo de 1905, “La obra en Washington”. (Alza tus Ojos – 19 de Mayo).


Cita 16

La Palabra de Dios y sus obras contienen el conocimiento acerca de Aquel que vio apropiado revelársenos. Así podemos entender la revelación que El nos dio de sí mismo. Pero debemos estudiar esto con temor y temblor, y con el sentido de nuestra pecaminosidad, no con el deseo de explicar a Dios, sino con el deseo de obtener el conocimiento que nos permitirá servirlo más aceptablemente.

Nadie se aventure a tratar de explicar a Dios. Los seres humanos ni siquiera se pueden explicar a sí mismos, y ¿cómo, entonces se atreverán a explicar al Omnisciente? Satanás está listo para darles concepciones falsas acerca de Dios. Para los curiosos traigo el mensaje de que Dios me ha instruido acerca de no dar respuesta a las preguntas de los que inquieren con respecto a cosas que no han sido reveladas. Las cosas reveladas nos pertenecen a nosotros y a nuestros hijos. Los seres humanos no deben intentar ir más allá de ésto. No debemos tratar de explicar aquello que Dios no ha revelado.

Debemos estudiar la revelación que Cristo, el gran Maestro, ha dado del carácter de Dios, para que en espíritu, en palabra y en actos lo representemos ante los que no lo conocen. Con respecto a la personalidad y las prerrogativas de Dios, dónde se encuentra y quién es, son temas que no debemos atrevemos a tocar. Acerca de esto, el silencio es elocuencia.

Los que no tienen un conocimiento experimental de Dios son los que se aventuran a especular con respecto a El. Si lo conocieran más, tendrían menos que decir en cuanto a lo que El es. La persona que en la vida diaria tiene una comunión más estrecha con Dios y un conocimiento más profundo acerca de El, es quien se da cuenta más profundamente de la total imposibilidad de que los seres humanos expliquen al Creador…

Dios siempre ha sido. Es el gran YO SOY…Es infinito y omnipresente. No tenemos palabras que puedan describir su grandeza y majestad. La enseñanza bíblica acerca de Dios es la única que los seres humanos pueden seguir con seguridad. Debemos regular nuestra fe por un claro: “Así dice el Señor”.El conocimiento de sí mismo que Dios desea que obtengamos por medio de su Palabra, si lo incorporamos a nuestra vida diaria producirá hombres y mujeres fuertes para resistir a mal, y los hará aptos para representarlo.

—Manuscrito 132, del 8 de noviembre de 1903, “El pueblo escogido de Dios”, escrito durante la crisis panteísta. (Alza tus Ojos – 8 de Noviembre).


Cita 17

¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso? Job 11:7.

Las conjeturas y el talento humano han tratado de encontrar a Dios mediante la investigación. Muchos han transitado este camino. El intelecto más elevado puede abrumarse con conjeturas acerca de Dios, pero el esfuerzo será infructuoso, porque permanece el hecho de que el hombre no puede encontrar a Dios por medio de la investigación. No se nos ha dado este problema para que lo resolvamos.Todo lo que el hombre necesita y puede saber de Dios ha sido revelado en la vida y el carácter de su Hijo, el gran Maestro. A medida que aprendemos más y más acerca de lo que es el hombre, de lo que nosotros mismos somos a la vista de Dios, temeremos y temblaremos ante El.

—Carta 240, del 5 de noviembre de 1903, dirigida a “los estudiantes de medicina y a las enfermeras”, escrita durante la crisis panteísta. (Alza tus Ojos – 5 de Noviembre).


Cita 18

Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo. 1 Juan 1:3.

La comunión con Dios es la vida del alma. No es algo que no podamos entender, o que podamos adornar con hermosas palabras, sino algo que nos da la genuina experiencia que le otorga a nuestras palabras el valor real. La comunión con Dios nos brinda una experiencia diaria que en verdad hace que nuestro gozo sea completo. Los que tienen esa unión con Cristo lo manifestarán en espíritu, en palabras y en obras. La profesión no es nada a menos que de palabra y de hecho se revele el buen fruto. La unidad, comunión de unos con otros y con Cristo: ése es el fruto que lleva cada pámpano de la vid viviente. El alma purificada, nacida de nuevo, tiene un testimonio claro y distinto para dar…

Conocer a Dios significa, en el sentido bíblico del término, ser uno con El en corazón y mente, conociéndolo por experiencia propia, manteniendo una comunión reverente con El como Redentor. Sólo a través de una sincera obediencia puede obtenerse esa comunión. Donde ésta falta, el corazón no es en ningún sentido un templo de Dios, sino que es dirigido por el enemigo, que está llevando a cabo sus propios propósitos por medio del agente humano. Dicho individuo, cualesquiera sean su profesión y sus pretensiones, no es un templo del Espíritu Santo. La experiencia se perfecciona llevando frutos. El que no da buenos frutos en palabras y en hechos, en la fortaleza de una norma elevada, ennoblecedora, es un mal árbol. El fruto que éste lleva es desabrido para Dios. El conocimiento de Cristo que profesa es una falsedad, un engaño…

—Manuscrito 120, del 8 de octubre de 1903, “Lecciones de la [Primera] Epístola de Juan”. (Alza tus Ojos – 8 de Octubre).


Cita 19

El carácter de Dios está expresado en los Diez Mandamientos. La ciencia de toda bondad, verdad y justicia, es conocer a Dios como El es. Debemos obedecer toda expresión de su carácter como lo revela su Ley. Dios requiere obediencia, no con el propósito de mostrar su autoridad, sino para que podamos ser uno con El en carácter. Encontraremos en Dios los atributos necesarios para formar caracteres a su semejanza. Debemos formar caracteres que estén en armonía con la Deidad. Así cada aptitud de nuestra naturaleza se espiritualizará. No podemos representar correctamente, en palabras, la gloria y majestad de Dios. Está más allá de toda expresión. Pero podemos disfrutar de la contemplación de Dios y del sentido de su presencia. Podemos saber acerca de El todo lo que los seres humanos pueden sobrellevar. Podemos hablar con El en oración. A veces, cuando nuestra fe se eleva a El completamente, conversamos con El, y por fe soportamos la vista del Invisible. La fe nos lo revela y podemos contemplar todo lo que nuestra humanidad permite. Cuando, en tiempos de problemas y perplejidades, confiamos en El completamente, tenemos la viva sensación de su presencia y poder regocijantes y envolventes. Comprendemos que el Señor es, ciertamente, nuestra fortaleza y nuestra dote por siempre. Podemos ser uno con Cristo en Dios. Pero nunca intentemos definir a Dios como una esencia. Nunca, nunca aventuremos un paso en el camino de poner a Dios en el lugar de las cosas de su creación.

—Manuscrito 126, del 29 de noviembre de 1905, “Advertencia contra peligros del presente”. (Alza tus Ojos – 29 de Noviembre).


 

*Las citas de este libro se actualizan constantemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s