Limpieza, Orden y Aseo

Cita 1

Pero hágase todo decentemente y con orden. 1 Corintios 14:40.

No se glorifica a Dios cuando aquellos a quienes ha llamado de las tinieblas a su luz admirable son desaliñados, sucios y descuidados. Tenemos que copiar el Modelo divino en lo que a orden y limpieza se refiere, y si el cielo es deseable y atractivo quiero que el lugar donde moro sea atractivo en su sencillez y su orden. Todos debemos tomar en cuenta que la prolijidad, la limpieza y el orden deben prevalecer entre los que aman y temen a Dios, porque de esa manera estamos dando testimonio de nuestra fe. Estamos causando impresión sobre los que nos observan.

Nuestra relación con Dios aumentará nuestro deseo de que nuestros hogares y los lugares que frecuentamos siempre estén limpios. Los árboles frutales y ornamentales, las flores que cultivamos alrededor de nuestra casa, producen más dividendos de los que nos imaginamos. El Señor es amante de lo bello, porque él hizo los árboles encumbrados, las hojas de la hierba, los hermosos arbustos, las delicadas flores, y todas estas cosas ejercen una influencia suavizante y subyugadora sobre los que las contemplan y, a medida que encantan sus sentidos, involuntariamente apartan su atención de la naturaleza, para concentrarla en el Dios de la naturaleza.

¿No le agradeceremos al Señor por preocuparse de brindarnos esta manifestación de su amor en la variedad de hermosas flores que crecen en su encanto natural? ¿No haremos exactamente lo que Jesús nos dijo que hiciéramos, es a saber: “Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aún Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos”? Mateo 6:28, 29. Aquí el Señor establece un contraste entre lo artificial y lo natural… Yo invierto ciertas sumas de dinero para tener a la vista algunas de las cosas preciosas de Dios, y para que el lugar donde vivo esté rodeado de todo lo que sea saludable. Lo hago para que todos los que nos observan puedan ver que nosotros, por causa de nuestra fe, no descendemos al nivel de lo vulgar, ni somos desprolijos ni desaliñados…

Todos los que los observan deben ver que porque creen que el Señor viene pronto, se están preparando para un cielo puro y santo, y lo están haciendo aquí mismo, mediante la pureza, la limpieza y la santidad. Si así lo hacen se sentirán en casa cuando se los invite a las mansiones celestiales…

—Manuscrito 28, del 18 de noviembre de 1889,  “Un sueño significativo”. (Cada Día con Dios – 18 de Noviembre).


*Las citas de este libro se actualizan constantemente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s